COLÁGENO: MÁS QUE UN INGREDIENTE DE BELLEZA

COLÁGENO: MÁS QUE UN INGREDIENTE DE BELLEZA

El colágeno representa entre el 25% y el 35% del contenido total de proteínas del cuerpo humano y se encuentra en todos los tejidos conectivos, desde la piel hasta las articulaciones, huesos, músculos y tendones.

Muchas personas tienden a asociar el colágeno con la piel del rostro, únicamente. Sin embargo, se trata de una proteína que desempeña varias funciones en el cuerpo humano: brinda fuerza a las estructuras corporales debidamente, protege de toxinas medioambientales y microorganismos; constituye parte de las paredes de los vasos sanguíneos, el tracto digestivo, el corazón, los riñones, la vesícula biliar y la vejiga urinaria.

Y, por supuesto, es el mayor componente del pelo y las uñas.

La producción de colágeno empieza disminuir a partir de los 25 años, se agudiza al llegar a los 40, y al llegar a los 70 años la pérdida es mucho mayor. Entre los factores que causan la disminución del colágeno, se cuentan la falta de protección a la luz solar, fumar, el estrés y una alimentación inadecuada baja en vitaminas y antioxidantes.

Pero, ¿qué le pasa a la piel cuando perdemos colágeno?

El colágeno trabaja junto con la elastina, para darle flexibilidad y soporte a la piel. A medida que disminuye el colágeno aumenta la probabilidad de aparición de arrugas y pliegues.

La piel se adelgaza porque el número de células disminuye, se vuelve más seca y se producen alteraciones pigmentarias que forman manchas.

La capa subcutánea–la que existe debajo de la epidermis y la dermis y que controla la pérdida de calor corporal y amortigua los golpes– se pierde, disminuyendo el soporte sobre todo en las manos, la cara y la planta de los pies, lo cual acelera la apariencia de déficit de volumen de la piel.

Aunque se trata de una condición que afecta tanto a hombres como a mujeres, los efectos son más evidentes en mujeres y en personas con pieles más sensibles y claras.

Es posible mitigar algunos de los efectos que tiene la disminución de colágeno en la piel, especialmente, si seguimos algunos cuidados básicos, de acuerdo con la edad. Los cuales recomendamos a continuación:

De los 20  a los 30:

Lo que necesita la piel es una correcta limpieza e hidratación constante. Es muy conveniente añadir a tu rutina un protector solar o aplicar una crema hidratante con filtros solares.

La rutina de limpieza y cuidado puede ser complementada con tratamientos faciales como lo hechos con nacar, koji, o gold skin que proporcionan elementos que ayudan a que  la piel luzca más radiante y esté más hidratada, vital y luminosa.

De los 30 a los 40:

Se empieza a evidenciar la pérdida de elasticidad y de luminosidad. Incluso puede empezar a verse una coloración menos uniforme.

En esta etapa, tratamientos de hidratación y regeneración de la piel aportan beneficios a largo plazo que ayudan al mantenimiento de la piel, como por ejemplo el Bio Nutri Lift, que estimula la producción natural del colágeno desde la primera sesión: una mayor hidratación y nutrición en la profundidad de la piel.

El resultado es una piel con afinamiento de los poros que disminuye las arrugas superficiales. También,  la aplicación de toxina botulínica puede ser una opción para tratar las líneas de expresión que se empiezan a enfatizar.

De los 40 a los 50:

Las arrugas gestuales son muy marcadas y comienzan a aparecer arrugas peri labiales. Hay pérdida de firmeza y volumen, aumentan la flacidez y la resequedad y aparecen más manchas por fotodaño.

Cambios importantes por déficit de volumen facial se evidencian.

En esta etapa, se deben agregar a la rutina cremas especiales y tratamientos  ricos en vitaminas, antioxidantes y regeneradores cutáneos, que nutren y al tiempo favorecen la firmeza y luminosidad.

Y como complemento, se pueden practicar tratamientos de contouring y volumetría facial que moldean y regresan al rostro el volumen perdido.

Después de los 50, resulta conveniente mantener las rutinas de limpieza, protección e hidratación, y complementarlas con tratamientos de acuerdo con la mayor necesidad a tratar, por supuesto, siempre de la mano de médicos especializados.

La alimentación sana y los buenos hábitos resultan ser el complemento perfecto para reducir los efectos que en todo el cuerpo tiene la pérdida del colágeno.

One Response

  1. Los beneficios del colageno son grandes, se podran notar en como nuestros huesos responden de mejor forma, ademas, nuestra piel lucira mas tersa y radiante, haciendonos sentir mejor y mucho mas saludables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *